Théo Vanoosthuyze

   Théo trabaja desde hace algunos años en una sala del taller Trazos de “Courtil Qu4tuor”, que él designa como su laboratorio. 

   Este “labo”, así denominado, se ha convertido para el joven en el lugar de invención de numerosas criaturas hasta permitirle una clasificación casi científica de diferentes ejemplares de dragones y dinosaurios. 

   Théo da nombre a las diferentes especies, como por ejemplo, los “bouférés”, los “rafetores”, los “mayosaures con oreja de lagarto”, los “depredadores”, los “volières” y los “braviosaures”. 

    Estas especies tienen características precisas en cuanto al régimen alimentario -como los “herbívoros”, los “carnívoros”, los “carnatores”-, o características particulares del entorno donde viven -como los “animales del mar”, “de la superficie”, “del bosque”-, u otras características propias de cada criatura como “los dinosaurios que tienen bolas “, los que tienen “presas en su mandíbula”, los que tienen “grandes cuernos”, los que tienen “cuernos-garras”, los que tienen un “cuello largo “, o aquellos que tienen “plumas con un pico genial que viene del pez-papagayo “…